• Paulina Casares

Jugando con la Inteligencia Creativa

La creatividad es la capacidad de generar nuevas ideas y asociaciones entre ideas para producir soluciones nuevas. Es no quedarse en una sola línea de pensamiento sino animarse a buscar nuevos ángulos. En un mundo cambiante e incierto como el que vivimos, tenemos que usar todas las herramientas con las que hemos sido dotados para avanzar y crecer. Los seres humanos siempre estamos buscando respuestas, pero a veces parece que se nos han acabado las opciones, como individuos y como humanidad. Es el momento de buscar nuestra propia creatividad para encontrar nuevas perspectivas, abrir nuevas dimensiones a aquello que nos limita.

De acuerdo con el Foro Económico Mundial, la inteligencia creativa se ubica en el tercer lugar de las diez habilidades principales que toda empresa necesita desarrollar de cara a 2020, (https://www.weforum.org/) .

La inteligencia creativa define una forma de pensar divergente que en el mundo que vivimos, es muy relevante para evitar estancarse tanto para las personas como para las organizaciones. Se pueden desarrollar maneras nuevas de enfrentarse a los procesos empresariales, generar preguntas nuevas y no solo respuestas. Se puede buscar ayuda de un coach o un facilitador que nos dé pautas para despertar la inteligencia creativa que ya existe en nosotros y que tanto bien puede hacer al ambiente en el que nos desarrollamos.


La gente puede tener algunos prejuicios sobre la inteligencia creativa: se piensa que solo algunos nacen con capacidad para la creatividad o que los problemas solo tienen una solución correcta. Se piensa también que el mundo de las ideas recibe una inspiración mágica (una musa) que se presenta solo si quiere. En realidad, la creatividad está presente en todas las personas, aunque muchas la bloqueen o no se hayan dedicado a desarrollarla.

La inteligencia creativa nos ayuda a combinar el razonamiento, la planificación con nuestras capacidades abstractas de mirar desde nuevos ángulos, de hacer conexiones profundas, aprender de las experiencias, comprender ideas complejas. Todo esto para resolver problemas y generar en nosotros un crecimiento que nos permita abordar diferentes desafíos.


¿Cómo encontrarla en cada uno? Existen muchas maneras. Yo trabajo a través de herramientas artísticas y coaching. El diálogo artístico permite enfrentarse a las emociones del autoconocimiento sobre todo en procesos que pueden ser de algún modo dolorosos. Cuando uno emprende un viaje hacia el interior se puede enfrentar a la vez con lo bello y lo terrible. Lo cierto es que después de despertar la creatividad, no se vuelve a ser el mismo, se crece en diferentes direcciones. Hay una serie de creencias y paradigmas que limitan nuestra libertad creativa, trabajar en liberarse de ellos de forma nueva hace que nos conozcamos mejor y usemos las herramientas escondidas que tenemos para todo lo que enfrentamos.



“El unico viaje es el que llevas dentro”

Rainer Maria Rilke




3 views0 comments